GRUPO ROHE

3 problemas a los que se enfrentan las empresas familiares

La creación de empresas familiares se ha vuelto una práctica muy común en los últimos años. En este artículo te presentamos 3 problemas a los que se enfrentan estas instituciones.

Muchas Mipymes se desarrollan en el mundo de los negocios como empresas familiares. Después de todo, es un gran apoyo contar con personas que compartan los objetivos en común. Además de que estos colaboradores cuentan con el mismo ímpetu de desarrollo que tienen los fundadores de dichas instituciones.

Lo más interesante de las empresas familiares es que muchas corporaciones influyentes de la actualidad siguen el mismo principio. La dirección de dichas empresas se ha mantenido entres familia. Lo cual, a la larga, ha implicado un desarrollo significativo de este tipo de organizaciones. Sin embargo, ése será un tema que profundizaremos en otra ocasión.

Por lo pronto, hay que tener en cuenta que no todas las Mipymes están destinadas al éxito. Particularmente aquéllas que se enfocan en un desarrollo familiar. Pero, ¿por qué sucede esto? Principalmente se debe a la cercanía que tienen los colaboradores y algunas diferencias de pensamiento. Las cuales impiden un desarrollo uniforme de una compañía. No obstante, es evidente que ésta no es la única problemática a la que se enfrentan las empresas familiares. A continuación, te presentaremos 3 problemas típicos en dichas organizaciones.

1. Problemáticas comunes de las empresas emergentes

Las empresas emergentes, en general, enfrentan la problemática de mantenerse estables durante la mayor parte del tiempo. Existen varios estudios que pronostican la desaparición de la mayoría de estas empresas a los 8 años de haberse fundado. Una cifra optimista al mismo tiempo que desalentadora. Ya que muchas de estas empresas desaparecen incluso antes de este lapso. Por lo menos esos son los datos otorgados por el INEGI sobre la esperanza de vida de los negocios.

La mayoría de las empresas familiares surgen primero como MiPymes. Después de todo, buscan establecerse en el mercado como cualquier otro negocio. Así que, basta considerar los evidentes problemas a los que se enfrentan las microempresas. Tales como la competencia de emporios bien cimentados. Así como deficiencias administrativas que aumentan las posibilidades de desaparición.

Para profundizar en este tema, probablemente te interese nuestro artículo: La importancia de las Pymes en México

2. Diferencias de opinión y conflictos familiares

En ocasiones pareciera agradable contar con el apoyo incondicional de los familiares. Personas que, con la misma pasión que tú, se interesan por tu proyecto.

No obstante, debes tener en cuenta que los conflictos familiares pueden surgir de pronto. E incluso, se pueden intensificar una vez que se desarrolla un proyecto en conjunto. Después de todo, los modos de pensar tendrán algún choque en ciertas ocasiones. Lo cual lleva la opinión de ambos integrantes de la familia en direcciones completamente opuestas.

El verdadero reto en estas situaciones es encontrar un pensamiento crítico y objetivo. Además de no mezclar problemas familiares con lo empresariales o viceversa. De lo contrario, estos conflictos podrían ser desastrosos para tu institución.

3. Los riesgos de generar puestos “fantasma”

Este punto se deriva del anterior. Cuando no sabemos diferenciar entre asuntos empresariales y familiares, puedes destruir tu empresa. Forzar los puestos de trabajo para que la familia se integre a tu organización puede ser desastroso.

Para solucionar esta problemática de las empresas familiares, es necesario contar con un excelente departamento de RRHH. El cual se encargará de identificar las necesidades de la empresa. A través de los procesos de tu empresa, deberás identificar sólo aquellos absolutamente necesarios. Así, posicionar a los familiares en el puesto ideal, siempre que cuenten con la capacitación suficiente. De lo contrario, tu empresa enfrentará otras problemáticas en un futuro.

En Grupo ROHE comprendemos las problemáticas empresariales actuales. Por eso, proponemos soluciones integrales para mejorar la situación de las empresas familiares.

Comparte este artículo en tus redes sociales